La cita. Una aventura de Jacominus Gainsborough

RÉBECCA DAUTREMER

Para que una cita salga bien hacen falta, como mínimo, dos personas. Se fijan un lugar, un día y una hora: por ejemplo, las doce en punto. Si las dos personas en cuestión, las que han quedado, acuden al susodicho lugar, día y hora, ENTONCES lo más probable es que la cita sea un éxito. Es de lo más sencillo. Y, a veces, lo cambia TODO.

Disponibilitat immediata

48,50